Mi cartera – Diciembre 2020

Antes de presentar mi cartera actual quería clarificar que el principal objetivo que persigo es la generación de ingresos complementaria que ayude a financiar los gastos familiares.

Esto es importante porqué si mi objetivo fuera, por ejemplo, maximizar la rentabilidad a largo plazo, tendría una cartera muy distinta a la actual.

No me canso nunca de repetir que el primer paso, y entre lo más importantes, en el proceso de inversión es identificar claramente cual es nuestro objetivo principal que estamos buscando, dejando de lado genericidades como “ganar dinero” o cosas así.

Para algunos objetivos, ciertas estrategias / carteras tienen más sentido que para otros.

En mi anterior entrada “Mi indicador preferido” he presentado el ratio que uso para fijar objetivos y medir los resultados en el tiempo.

 Dicho esto pasamos a la tema del post:

Mi cartera está compuesta por diferentes estrategias con los siguientes pesos:

 Me voy a centrar en las dos partes que mas han crecido en los últimos años, que son las acciones (43% de la cartera) y los CEF (Closed End Fund – 15% de la cartera) o Fondos de Inversión de capital fijo.

Quien tiene interés en tener alguna información básica sobre que son los CEFs puede consultar el post de introducción a estos productos:
Introducción a los fondos de inversión con capital fijo

Todos las otras partes de la cartera se están reduciendo, uno de forma más rápida que la otra, pero en general esta es la tendencia.

No incluyo en esta cartera los fondos indexados de los cuales son titulares mis hijas.

De todas formas, si alguien tiene algún interés o pregunta sobre las partes de la cartera que no voy a describir, estaré encantado de contestar.

La parte de la cartera de Acciones y CEF es la que genera mas del 95% de mis dividendos, y la filosofía es acumulación periódica y aportaciones agresiva en caso de caídas importantes (>15 /20%) del mercado o de acciones concretas que me interesan.

En teoría la filosofía es Buy & Hold pero con rebalanceo anual, que suelo efectuar sobre algunas posiciones, a finales de año para minimizar la carga fiscal de cara al año siguiente.

Estas son las posiciones, agrupadas por principales sectores y su peso sobre el total de esta sub-cartera, es decir hecho 100% el total de acciones y CEFs:

En total son 48 acciones y 21 Closed End Fund

La idea es que las posiciones estén más o menos, equiponderadas; en este caso aparecen dos posiciones que destacan, Altria y Philip Morris, que son dos de las más antiguas y han escapado del rebalanceo de este año porqué no era conveniente tocarlas desde un punto de vista fiscal.

Viendo la rentabilidad por dividendo por cada sector, que está puesta en la línea encima del gráfico, destaca el papel de los CEF o fondo de Inversión de capital fijo, con casi el 8%.

A parte la atractiva rentabilidad por dividendo, hay que destacar que la periodicidad de distribución de estos productos es principalmente mensual (algunos trimestrales), por lo cual son bastante atractivos para los inversores que buscan ingresos periódicos.

Otro papel importante de los CEFs en la cartera es la diversificación;

para tener una idea de las áreas que cubren los que tengo en cartera, he preparado el último gráfico.

Hay que destacar la preponderancia casi absoluta de CEF de Renta Variable, aunque el número de CEF disponibles en el mercado de tipo mixto o de renta fija sea muy elevado, siendo este instrumento bastante usado, junto con las acciones, en el mundo anglosajón come vehículo de inversión para los están o se acercan a la edad de jubilación, para la generación de su “pensión”.

Personalmente no estoy muy cómodo con la inversión en renta fija, actualmente, por lo cual esto explica la posición solo a nivel testimonial en mi cartera.

Estoy a disposición para cualquier pregunta.

Comentarios Destacados

  1. Enhorabuena por su cartera, me parece muy interesante. Y se ve que tiene muy claro los objetivos que tiene y cuáles son los instrumentos con los que pretende lograrlos, bien sabe usted que solo conseguir eso no es tan baladí como parece.
    Me parece especialmente interesante (como a muchos) el tema de los CEF, sobre todo porque en España no está nada extendido su uso. En su día miré algo pero no me metí a fondo. Me ha picado usted el gusanillo para meterme en serio a investigar. Ya tengo alguna experiencia satisfactoria con estructuras patrimoniales “diferentes” que dentro del macabro esquema MIFID puedes salirte algo de lo establecido.
    Una pregunta, ¿la exposición con porcentajes testimoniales a temas como commodities o fondos value, se deben a algún tipo de sesgo autoconsciente no querer perderse un posible rebote fuerte en esos mercados o tiene algún otro motivo?

    Gracias de nuevo por descubrirnos a pecho descubierto su cartera.

  2. Muchas gracias @JohnLewis

    El tema de planes de pensiones es bastante complejo, porqué depende mucho de la situación en la cual se encuentra el inversor y de varios elementos y percepciones que son muy subjetivas, y yo mismo he considerado los planes de pensiones de diferente forma durante mi vida inversora.
    Intento explicarme:

    Desde un punto de vista de relación directa con el objetivo que me planteo actualmente no creo que son un vehículo de alguna forma interesante, por su rigidez, ventaja fiscal limitada a circunstancias muy reducidas, y si queremos, menor seguridad jurídica, en mi opinión, respecto a otras alternativas de inversión y esta es la forma en la cual los veo actualmente.

    Por otro lado se pueden plantear los planes de pensiones como una especie de seguro, que, en caso di situaciones negativas o particulares pueden ofrecer un refugio, y buen tratamiento fiscal, y este aspecto va fuera de los limites de la coherencia o menos respecto a objetivos específicos como el mío.

    El peso de los planes de pensiones en mi cartera, que se ha reducido mucho en los últimos años, es el residuo de una fase en la cual los consideraba interesantes, primando más la desgravación anual, que consideraciones de largo plazo.

  3. Interesante reflexión @TTAR

    En mi caso el tiempo objetivo de las acciones de corto plazo lo marca la necesidad de liquidez de la cartera para la generación de ingresos. Y para esta última cartera el tiempo objetivo coincide con mi horizonte vital.

    También se puede no vender porqué no se necesita la liquidez en este momento, sin saber si la cartera valdrá más o menos en futuro y diría más: me daría exactamente igual si mi cartera “Buy & Hold” fuera de acciones no cotizadas, por lo cual no podría saber el valor en cada momento, porqué lo que me interesa no es saber si vale más o menos mañana respecto a hoy.
    Quizás en caso que fuera así, sería todo más fácil

  4. Por su respuesta, diría que su cartera de corto plazo acabará desapareciendo más pronto que tarde, en beneficio de su cartera de ingresos, a la que parece tener mayor aprecio.

    No tengo duda que el objetivo temporal del conjunto de su cartera coincide ahora con su tiempo vital. Sin embargo, ya que éste es desconocido (y sus circunstancias) es difícil saber cual será su evolución futura.

    Mi comentario sobre el objetivo temporal venía motivado, por mi constatación personal de la imposibilidad de determinar la evolución futura del precio de cualquier acción. Algo quizás obvio, pero que uno confirma cuando ha pasado ya bastantes años siguiendo esto de cerca (al menos en mi caso).

    He acabado siguiendo mayoritariamente una estrategia de B&H, no por convencimiento en las bondades de ésta (no creo que sea mejor que cualquier otra). Sino por no saber nunca cuando era el momento idóneo de vender.

    Cuando una acción estaba en máximos, siempre creía que valía más. A posteriori parece diáfano que algunas estaban muy sobrevaloradas, igual que ahora, cuando algunas ya han remontado bastante desde mínimos, parece que luego estaban infravaloradas.

    Sin embargo, después de tantos años, sigo sin tener la más remota idea de como están AHORA. Por lo que no me parece que una estrategia de « compro y vendo después de X tiempo, pase lo que pase » sea peor que cualquier otra.

  5. He mirado mi histórico y hace 3 años la parte de “acciones no Buy & Hold” pesaba un 14% de la cartera y ahora menos que un 4%.
    No creo que acabe desapareciendo del todo, porqué siempre hay algo, que puedo considerar interesante para alguna gestión diferente a la de generación de dividendo.

    Que tire la primera piedra quien no le ha pasado algo así; en mi caso tengo un historial repleto de circunstancias parecidas tanto en un sentido como en el otro.

    Totalmente de acuerdo; de hecho, dentro de la parte acciones de corto plazo tengo una sub-cartera formada por valores que selecciono cada mes según algunos parámetros de screener fundamentales y cuya duración en cartera está fijada en 12 meses (podría ser otro periodo cualquiera).
    El capital dedicado a esta sub cartera es bastante limitado y por eso no lo desgloso, pero los resultados de los últimos años han sido bastante buenos y la razón por la cual no le dedico más recursos es simplemente por coherencia con mi objetivo principal.

    Al final de todo, querido @TTAR creo que lo más importante es tener definida de antemano una estrategia/plan, con cualquier nombre se quiera llamar, para salir de una posición, que es un momento decisional mucho más complicado respecto al momento de entrada.

    La salida puede ser dentro de un mes, cuando haya otra empresa que tenga características XYZ o cualquier otro elemento no relacionado con el tiempo o " que salgan mis hijas si quieren", pero la clave es seguir una guía que nos haga hacer lo que hemos decidido de hacer de antemano y que pensamos se ajuste a la mejor estrategia que nos permita conseguir nuestros objetivos.

  6. Muchas gracias @Sir_Arthur

    MKL, Y o GOOGL por ejemplo son empresas que están en cartera desde hace tiempo, antes que la orientase más fuertemente hacia los dividendos, y las mantengo porqué creo que son buenas empresas. Es un poco la misma lógica de los fondos activos tipo Baelo o Adarve, que comentaba antes. Supongo que cuando, dentro de unos años, será el momento que la cartera sea totalmente orientada a la distribución, la idea será de aplicar una fórmula de desinversión periódica (estilo 4%) sobre este tipo de activos.

    En este grupo entraría BRK.B que no aparece en cartera formalmente, pero sobre la cual, aplico estrategia de venta de Put periódica para que genere una especie de dividendo, aunque no lo tenga.

    @leeson , se me ha quedado en el tintero explicar el tema de las commodities:
    En este apartado, como he comentado antes, incluyo todas las estrategias de opciones (commodities + Acciones), que en relación a esta categoría son normalmente sobre los futuros correspondientes, y como base de partida utilizo algunos patrones de estacionalidad.
    Pueden ser posición alcistas o bajistas, por lo cual, no tiene nada que ver con posibles rebotes sectoriales o cosas por el estilo, y son operaciones con un horizonte temporales de pocos meses.
    Esta es una parte de la cartera que he reducido, respecto a hace algunos años, pero que mantengo porqué es una operativa que me gusta.

  7. Un post muy ilustrativo.

    En primer lugar por la combinación de distintas estrategias. No está uno limitado más que por su gusto y sus convicciones a la hora de sumar estrategias y poder beneficiarse de las virtudes de los distintos vehículos de inversión. Creo que es bueno recordar con ejemplos prácticos que a veces ante ciertos debates, poco abundantes en +D pero tal vez más enconados en otros sitios hay quienes olvidan que se pueden intentar combinar los productos de inversión. No hace falta, si uno no quiere, decantarse por uno solo.

    En segundo lugar tenemos un buen ejemplo de lo que a veces comenta @Fernando , y es que las carteras reales del que lleva tiempo invirtiendo y con cantidades ya de cierto peso, es díficil que no tengan “restos” de otras épocas, partes que no están ponderadas como a uno le gustaría en ese momento e incluso partes donde se permite uno lujos (con su correspondiente plus de riesgo) que igual se permitiría menos para el global de la misma. Parte con la que hay que vigilar cuando va excesivamente bien no termine uno olvidando precisamente las premisas bajo las que está construida.

    Situaciones con las que, a menos que se tenga una rotación muy superior de la que le gustaría, uno tiene que terminar teniendo que lidiar.

  8. Interesante pregunta Luis, que podría abordarse desde diferentes prismas.

    Estoy de acuerdo que el convencimiento elevado es indispensable para una fuerte concentración, pero también tiene que haber, para un inversor diversificado, un elevado convencimiento en este caso orientado al proceso.

    No estoy seguro de seguirla en el tema de la arrogancia / humildad.
    Entiendo que la arrogancia, quizás llevada al extremo, tendría que estar asociada también con una sorta de trato de desprecio hacia los que no piensan como el “arrogante”, por lo cual podría darse perfectamente el caso de inversores concentrados u orientados hacia la concentración, que no parezcan/sean para nada arrogantes.

    Sobre su pregunta en concreto, por como lo veo, no asociaría de forma directa la diversificación con la humildad.
    Creo que la decisión entre concentración y diversificación, a parte consideraciones personales como objetivos y forma de entender el riesgo, es más el fruto de como se perciben los mercados financieros.
    Quien piensa que, con los conocimientos y procesos adecuados, está capacitados para saber donde hay más probabilidad de futuros resultados positivos, es lógico que puedan orientarse hacia una mayor concentración, respecto a quien piensa que cualquier escenario puede pasar en futuro y que el inversor tiene pocas posibilidades o ninguna de poder prever lo que pueda funcionar y lo que no.

    Por otro lado creo que el tema tiene vertientes diferentes si el inversor prefiere invertir directamente en acciones o en fondos, porqué, obviamente, la concentración no es lo mismo en estos dos ámbitos.

  9. Pues esa podría ser la clave a mi pregunta simplista.
    Es sorprendente cómo ha evolucionado su conocimiento como inversor, “en apenas una década”; cuando le conocí usted era una excelente inversor, ahora le tengo calificado como excepcional.

  10. Un cordial saludo, Iguerrero

    Lo malo del refranero español es que cualquier comportamiento tiene su refrán. Si se fija, cubre cualquier expectativa. Y por lo que he ido leyendo, sucede en casi todas partes y, en materia inversora, el infinito.

    Tomemos lo que cita como ejemplo. “De valientes están los cementerios llenos” versus “Un cobarde muere mil veces antes de su muerte”.

    La lista es interminable: “A quien madruga Dios lo ayuda” versus “No por mucho madrugar amanece más temprano”. O aquel que dice “A la tercera va la vencida” versus “No hay dos sin tres”.

    Incluso refranes que nosotros mismos transformamos en nuestro propio interés, como: “A caballo regalado no le mires el dentado” versus “A caballo regalado, gracias”.

    Soy partidario de la diversificación, pero sin excesos. Observará de lo anterior que nada es más subjetivo que lo expuesto, pero algo debe de haber, su nivel dependerá con lo que Ud. se encuentre cómodo y el posible riesgo a asumir.

Participa en el debate en El foro de Más Dividendos D+

31 más respuestas respuestas

Participantes